SíGUENOS EN: Siguenos en twitter  Siguenos en facebook  Siguenos en youtube
relojes web gratis
NIGROMANCIAS: La paradoja: de la política maquivélica a la de "innovación"
“No por mucho madrugar amanece más temprano… Aunque puede ser que: “A quien madruga Dios le ayuda”
Jorge T. PETO | Cuarta Plana
Miercoles, 23 de octubre de 2019 14:13 hrs.

22:20 Se reportan 260 contagios por COVID-19 en trabajadores de salud de Oaxaca
21:56 El PAN critica las medidas tomadas por el gobierno de AMLO por COVID-19
20:56 Avanza Ayuntamiento capitalino con saneamiento en comercios establecidos
20:47 Reporta Oaxaca nueve decesos por COVID19; llega a mil 186 casos positivos
19:46 Aclara SSO que sanitizacion no causa daños a la salud de la población
19:37 Refuerza Poder Judicial medidas preventivas contra el Covid-19
18:45 Habrá 100 MDP para rehabilitar el Mercado de Abastos: Alejandro Murat
18:16 Trabajos de soldadura en local, pudo originar incendio en Mercado de Abasto de Oaxaca
17:56 Aprueban diputados anular elecciones si comprueban violencia política a mujeres
17:47 El CECAD-UABJO abre inscripciones a licenciatura y maestría en línea
17:38 Refuerza IEEPO protocolos sanitarios en pago de nómina por cheque
17:21 María Antonieta Velásquez Chagoya, secretaria de la Región Centro del SNT
14:56 Presencia del gobernador Murat al Mercado de Abasto genera molestia y bloqueo
12:48 Instalan baratillo en la Villa de Zaachila pese a contingencia por el COVID-19
11:13 Siguen trabajos en la Central de Abasto, no se reportan víctimas tras incendio
10:47 Agradece edil OGJ a cuerpos de emergencia por sofocar incendio en Mercado de Abasto
09:50 Diputados van por la nulidad de elecciones de alcaldes, diputados y gobernador
09:32 Reportan dos casos sospechosos de COVID19 en el Congreso de Oaxaca
09:16 Cierran con tierra accesos a Nazareno para evitar más contagios del COVID-19
08:55 EL COMENTARIO DE HOY: Morena presente hacer del IAIPO un ente burocrático
08:44 BUENA ESTRELLA
08:34 Alerta roja por contagiados y muertos, por el COVID-19
00:49 Daños en al menos 100 locales se reportan tras incendio en el Mercado de Abasto
Mie Se registra fuerte incendio en el Mercado de Abasto; Bomberos lo combaten
Mie 256 trabajadores del sector salud han dado positivo a COVID-19 en Oaxaca

El reportaje

 

La opinión

Oaxaca, Oax.- Gracias por su comprensión a mis lectores, pocos, pero leales siempre, por la espera, por sus comentarios que impulsan, animan y enriquecen el espíritu; por sus provocantes críticas que despiertan la inteligencia y la llevan a juicio perpetuo frente a su propio tribunal, Kant dixit (“Sapere Aude”); en fin, gracias por preguntar, opinar, criticar y filosofar contra mí y conmigo, sin ello seríamos bestias insensibles tanto como irracionales. Estamos de vuelta..!

Las decisiones de Estado siempre serán controvertidas, sobre todo mientras la ciudadanía “se acostumbra” o mejor dicho entiende y comprende cuánto había dejado a la deriva la importancia de ser factor importante es esa toma de decisiones. Los últimos acontecimientos en la vida política nacional están marcando, no un nuevo “estilo personal de gobernar” como escribió Daniel Cossío Villegas ayeres ha, sino todo un paradigma o modelo de hacer política desde el alto mando del gobierno. “La diferencia que marca una diferencia” fue el tema de un gran debate los grandes filósofos contemporáneos, Gadamer, Habermas y Rorty en las Universidades de Pennsylvania y Oxford en 1983; hoy estamos viviendo la posibilidad inédita de virar hacia una nueva forma de régimen o un nuevo modelo de gobierno y por tanto, un paradigma de Estado.

La principal virtud es no reciclar esas “virtudes” inhumanas de la época de El Príncipe y aceptar que los mismos avances de las ciencias económicas y políticas nos permiten aplicar sus descubrimientos con el mínimo de costo posible para la sociedad. Por ejemplo, la Teoría de Juegos en vez de la fría elección racional del cálculo y el consenso. Las grandes decisiones tienen también su propio costo en el juicio de la historia, pero esa no se hace de un día para otro, se gana a pulso y no por el mero transitar en la vida política de una Nación, País o Estado. Dejemos pues que el pueblo tenga el gobierno que se merece y que los perros dejen de ladrar a cada paso del caminante porque terminará muerto en rabia.

Bien, hace ya varias décadas, Daniel Bell publicó un interesante ensayo que tituló Las contradicciones culturales del capitalismo (1976) en el que destacaba la suplantación de valores éticos y culturales en función de un cambio de racionalidad con signos contradictorios entre la vieja religiosidad del espíritu capitalista, ya revisada por Weber en su famosa Ética protestante y el espíritu del capitalismo, y la nueva hegemonía de la racionalidad imperante en una sociedad con fuerte tendencias al hedonismo economicista de lo efímero.

Retomando la sentencia de Nietzsche en su Voluntad de Poderío: “Lo que relato es la historia de los próximos dos siglos. Describo lo que vendrá, lo que ya no puede ser de otra manera: el advenimiento del Nihilismo. Esta historia puede ser relatada ya ahora, pues aquí está en acción la necesidad. El futuro nos habla desde ya de cien signos…Desde hace algún tiempo toda nuestra cultura europea (igual aplica hoy en América Latina, diría Galeano) ha estado avanzando hacia una catástrofe, con una tensión torturada que crece de década a década: incesantemente, violentamente, de frente, como un río que desea alcanzar el fin, que ya no se desvía, que teme desviarse”.

La fuente de ese nihilismo no era otro que el racionalismo, el cálculo, una disposición a destruir toda “espontaneidad irreflexiva” y desarrollar el poder “instrumental” de la ciencia moderna. En ese sentido, el nihilismo se presenta como el proceso final del racionalismo; como la voluntad “consciente” de destruir todo pasado y controlar el futuro. Un extremo, sin duda autodestructivo, pues al impregnar en toda la sociedad, por fuerza el nihilismo se destruye a sí mismo.

Ninguna validez tendría esta serie de citas si no fuera porque en nuestros días y en nuestros espacios estamos invadidos de esas contradicciones, de esas ambigüedades que sólo se explican a través de la total falta de respeto al juicio social y a la capacidad de discernimiento de la sociedad. Estamos en presencia de una oleada de racionalidad instrumental falta de toda posibilidad de formar conciencia colectiva o de crear signos comunicantes que desarrollen vínculos, es decir, que conviertan aquella racionalidad mecánica en una racionalidad comunicativa –desde una perspectiva Habermasiana- porque para la primera lo que importa es solo el fin; un fin vacío de principios y de contenidos solidarios; por ende, el resultado es indiscutiblemente nihilista, egocentrista y asocial.

Desde un plano similar pero más reivindicativo y provocativo se pronuncia Peter Sloterdijk, con la obra de Nietzsche a cuestas. Palabras más, palabras menos, nos provoca a pensar desde la propia humana razón dormida; salir del mundo de las Esferas (Burbujas, Globos, Espuma) en que vivimos, de esa intimidad que nos vuelve asociales y estúpidamente individuales posesivos. Es necesario -dice – recuperar el pensamiento profundo porque “La vida actual no invita a pensar” porque la “Superficialidad” es hoy el referente conceptual más importante para una sociedad de consumidores de todo y de la nada. Ser superficial es monetariamente más redituable que ser profundos. Y como no podemos sustraernos de la aldea global y sus modas o tendencias entonces nos convertimos en “mistagogos o iniciadores en misterios sagrados” para salvar nuestra pobre existencia; que nos tiene convertidos en clientes en lugar de ciudadanos; que nos somete a controles de calidad en vez de reconocimiento de aptitudes y actitudes; que nos evalúa como una marca, como vil mercancía (Marx) y no como seres pensantes y sensibles.

Eso es lo que impera hoy en la gran farsa que representa el montaje del circo político sistémico, tal como lo describe Murray Edelman en su extraordinario librito La Construcción del Espectáculo Político, cuya reseña ya publicamos alguna vez y que viene Ad Hoc en estos tiempos de aciaga mendicidad estatal (del Estado Federado) ; tiempos estos de teatro de mal gusto, representaciones escénicas con pésimos actores, risas fingidas, abrazos de Acatempan al pueblo, disfraces ridículos de vestimenta típica, carpas de revista montadas exprofesamente para arremolinar a un público acarreado o peor aún secuestrado; en fin, tiempos de una clase política que se comporta a la usanza de una rancia y hedionda tradición demagógica.

La cacería del antiguo, anciano y moribundo régimen tienen hoy en las redes a sus testaferros digitales en todos los “media” tirando a matar. Esos pistoleros a sueldo, mercenarios vitalicios repiten por igual las mismas consignas caducas. Veterana(o)s y novata(o)s patrones de conducta del “así es la política” como demostrando su tenebrosa “experiencia” del mal, con su sequito de operadores que transpiran trampas y mañas, las mismas de siempre, las que les enseñó algún gurú de su cavernaria concepción de lo político, con dos o tres maquinaciones “innovadoras”, más por la inercia mimética que por alguna brillante idea; tiempos pues de una ciudadanía cansada, harta de tanto acoso y extorsión politiquera. Vamos a describir algunas líneas de las que cada quién puede hacer las paráfrasis o analogías que guste.

“Teóricos de la psicología tan diversos como Mead, Vygotsky, Marcuse y Festinger –dice Edelman- convergen en este punto con las lecciones de la observación histórica. El estudiante radical que al graduarse se convierte en un liberal o un conservador convencional al adquirir la posibilidad de nuevos empleos y nuevas ambiciones, el comunista empeñoso que pasa a ser un anticomunista ferviente, el liberal que se transforma en un neoconservador, el pacifista que apoya la guerra cuando su país está por embarcarse en una, son todos ejemplos recurrentes del principio de que las autodefiniciones y roles políticos reflejan las condiciones, constricciones y oportunidades que las personas encuentran; ilustran que la ideología y las condiciones materiales forman parte de la misma transacción. Para comprender la estabilidad o el cambio es necesario prestar atención a las situaciones sociales que las personas experimentan, anticipan o fantasean”.

Vaya, aquí podríamos poner ejemplos claros de algunos lugares comunes de nuestra reciente realidad política, valga pensar en aquellos que hoy son jaurías en celo en el mismísimo partido del Señor y se disputan ferozmente los cotos de poder cupulares, lo mismo que se incrustan en el gobierno, vengan de donde vengan. Igual pasan de un lado a otro sea para algún puesto en el gobierno en turno; para una candidatura, sea por conveniencias de contrapesos legislativos, o bien que una vez agotados los cargos de uno se mueva a otro para seguir en el juego o que pacten con quienes en apariencia son “ideológicamente” contrapuestos. Para ellos la historia, el pasado, es decir su pasado siempre es borrón y cuenta nueva porque lisa y llanamente, no tienen historia sino tan sólo un referente clientelar, gubernamental o electoral y una ambición egocéntrica desmesurada; sólo por mencionar algunas de las muchas historias de familias acomodaticias de nuestra singular política.

“Convertir la ambigüedad en certidumbre, las personas multivalentes en egos con ideologías fijadas…Hay una razón relacionada que hace atractiva la concepción tradicional: la promesa implícita de que la racionalidad y la información pondrán fin al ininterrumpido curso de guerra, pobreza, crueldad y otros males que han signado la historia humana; de que la elección racional puede no ser óptima, pero constituye una influencia central en la toma de decisiones, en la conformación de los programas políticos y en las votaciones, y es probable que se fortalezca”.

El supuesto alternativo niega la existencia de una brecha nítida entre el pasado y el futuro; el lenguaje político, con todo y sus peroratas disléxicas, que ha racionalizado las desventajas, los privilegios, las agresiones y la violencia en el pasado es probable que continúe haciéndolo; la frase “elección racional” es un símbolo más en el proceso de la racionalización oscurantista.

Las conclusiones pesimistas son perturbadoras, pero esto no es razón para rechazar las premisas de las que parten. Por el contrario, cualquier análisis político que aliente la creencia de un mundo seguro, racional y cooperativo no pasa la prueba de la adecuación a la experiencia y al testimonio histórico.

Así las cosas, poco ayuda la ciencia a resolver problemas de conciencia, pues la razón es tan solo un instrumento sin fondo por donde se escurren la serie de falsedades que se dicen en función de un interés que nunca ha sido, y ahora menos, el de la sociedad en su conjunto; peor aun cuando de la práctica se trata, pues hasta hoy no ha sido posible que los organismos creados para generar confianza y veracidad a los procesos reconstructivos de los social, económico y político capaces de ir más allá de lo que tramposamente la propia ley, es decir su propia celda, le aprisiona, mientras trabajan y trabajan mecánicamente sirven de instrumento a los poderosos intereses del gran capital, la comunicación no llega se queda en la basura informativa, simboliza las nuevas formas de control y poder.. Gracias por su valioso tiempo. Nos leemos la próxima, mientras tanto que haya paz.

Comentarios, opiniones, cuestionamientos, menciones y mentadas a:
nigromancias@gmail.com
Twitter: @JTPETO

  
Imprimir    Enviar por correo
Otras notas
Refuerza Poder Judicial medidas preventivas contra el Covid-19
............................................
Refuerza IEEPO protocolos sanitarios en pago de nómina por cheque
............................................
Reportan dos casos sospechosos de COVID19 en el Congreso de Oaxaca
............................................
La Facultad de Idiomas de la UABJO amplía su infraestructura
............................................
Comentarios (0)

Publicar un comentario nuevo:
 

Portada |  Opinión |  Deportes |  Turismo |  Cultura |  Educación |  Galería |  Sucesos |  Reportajes |  Tv