SíGUENOS EN: Siguenos en twitter  Siguenos en facebook  Siguenos en youtube
relojes web gratis
Opinan  
|
Alfredo Martínez de Aguilar
Felipe Sánchez Jiménez
Samael Hernández Ruiz
Adrían Ortíz Romero Cuevas
Humberto Cruz
Columna Invitada

Pueblos indígenas y su
cuarta transformación
Cuarta Plana
Domingo, 25 de noviembre del 2018 07:11 hrs.
12:39 Realizan conversatorio "Federalismo Electoral"
12:23 Ciclovía Guelaguetza 2019 favorece la movilidad en la capital: Oswaldo García
12:12 El color, la alegría, la música y los trajes, se apoderaron de la Verde Antequera
11:31 Inician actividades de las fiestas de julio en la ciudad de Oaxaca
11:19 El régimen político de la Cuarta Transformación X
10:50 DE PARADOJAS Y UTOPÍAS: #Oaxaca lo tiene todo
09:49 El Gran Fondo Mayordomo, escuela de vida del ciclismo
Sáb Reportan ocho personas muertas por accidente en Cuajimoloyas, Oaxaca
Sáb Bloquean ejidatarios a la altura de Ánimas Trujano; en los Valles de Oaxaca
Sáb Se inaugura la Feria Guelaguetza 2019 en el Centro de Convenciones de Oaxaca
Sáb Murat pone en operación taxis y autobuses con servicio gratuito en Guelaguetza
Sáb Intentan dejar fuera a representantes de Ivonne Ortega en Oaxaca
Vie Acuerda Roaguía vetar a dos empresas de traslado turístico a Hierve el Agua
Vie Cuenta Oaxaca de Juárez con primer Voluntariado Juvenil Municipal
Vie La feria de la extorsiones
Vie Disfruta las fiestas de julio en Oaxaca de Juárez; La Guelaguetza ha llegado…
Vie Imparte IEEPO curso sobre funciones trigonométricas a personal docente
Vie Aprovechando visita de turistas, toman esta tarde Caseta de Huitzo
Vie Descarta Alejandro Murat visita de López Obrador a la Guelaguetza
Vie Sin ambulantes una parte del zócalo y de la Alameda de León
Vie Por temporada de vacaciones inician tomas de casetas de peaje en Oaxaca
Vie Empieza arribo de turistas a la capital para disfrutar de la Guelaguetza
Vie ANTES Y DESPUÉS
Vie Confirma López Obrador que todos los 21 de marzo visitará Guelatao, Oaxaca
Vie Concluye CAO camino a Santiago Tillo

El reportaje

 

La opinión

 
 
Imprimir
Enviar por correo

Víctor Leonel Juan Martínez
Anteriores
* 2019-01-28 Quadri y la desigualdad norte-sur
...............................................
* 2018-12-30 Pueblos indígenas: símbolos y realidades
...............................................
* 2018-10-13 Derechos indígenas: "Acátese, pero no se cumpla"
...............................................
* 2018-07-13 La página que sigue
...............................................
* 2018-06-26 2018: La lucha por los ayuntamientos
...............................................
* 2018-06-23 Elecciones y opacidad: simiente de corrupción
...............................................
* 2018-04-11 Campañas: el derecho a saber
...............................................
* 2017-10-09 La reconstrucción
...............................................
* 2017-09-11 Ciudadanía y crisis institucional
...............................................
* 2017-08-14 Agencias vs cabeceras: el final del túnel
...............................................

“Entre las muchas ilusiones con que nos alimentamos, una de las no menos funestas es la que nace de suponer que nuestra patria es una nación homogénea”, alertaba Ignacio Ramírez, El Nigromante, en el Constituyente de 1857. “Levantemos ese ligero velo de la raza mixta que se extiende por todas partes y encontraremos cien naciones que en vano nos esforzaremos hoy por confundir en una sola”, exhortaba. Pese a sus argumentos siguió la ficción constitucional de la homogeneidad cultural.

Sin embargo, era una voz que reconocía lo que los fundadores de la nación habían eliminado por decreto. Y es que, en la Constitución mexicana de 1824, los indígenas no figuraron. “Esos cortos y envilecidos restos de la antigua población mexicana”, como calificara José María Luis Mora, uno de los intelectuales de la época y diputado, aunque despertasen compasión “no podían ser la base de una sociedad progresista”.

En 1917, el artículo 27 reconoció a los pueblos la propiedad comunal de la tierra. Después fueron nuevamente invisibilizados.

En 1992 finalmente la Constitución reconoció que México es una nación pluricultural sustentada en sus pueblos indígenas. Y en 2001 se reforma el artículo 2º constitucional para reconocerle a pueblos y comunidades un conjunto de derechos. Sin embargo, tal reconocimiento es acotado, pues estableció que eran sujetos de interés público, es decir sujetos de atención del Estado, pero sin capacidad para ser titulares de derechos y obligaciones.

A la par de estos procesos, en 1948 se crea el Instituto Nacional Indigenista. Este organismo surge con una impronta integracionista: ya que el exterminio no había sido posible, habría que “integrarlos a la cultura nacional”. En 2002, el INI se transforma en la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. La CDI busca, ante el fracaso de la integración cultural, al menos incorporarlos al desarrollo y sacarlos de su miseria y marginación. En ambos casos la visión que guiaba a la política estatal era asistencialista, paternalista y pobrista. Esto es, el indígena es pobre, de sí, y sólo merece atención en cuanto a esa condición.
En la historia mexicana, hay pues tres etapas de la relación del Estado con los pueblos indígenas: su eliminación como pueblos y culturas; su asimilación a la cultura nacional –por ello, una política fue acabar con sus lenguas e instituciones—; su incorporación al “desarrollo” pues, desde esa óptica, constituyen el sector más atrasado del país.

Pero, hay también una permanente muestra de lucha y resistencia de pueblos y comunidades que se aprecian en las rebeliones; en la preservación de sus sistemas de organización política y social; en la movilización social; en la defensa de su territorio, en la manifestación permanente de sus lenguas y culturas.

¿Qué sucederá en la relación del Estado con los pueblos indígenas en la llamada la Cuarta Transformación? Es una incógnita que empezará a despejarse el 1 de diciembre, sin embargo, se han enviado las primeras señales.

Recién fue aprobada la Ley que crea al Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas. Lejos de ser un remozamiento de la fachada de un organismo público, tan característico en los relevos sexenales, su contenido muestra un viraje profundo en la concepción estatal.
El reconocimiento de pueblos y comunidades indígenas como sujetos de derecho público, la transversalización en la política estatal, el fortalecimiento del derecho a la consulta y la perspectiva de derechos, como guía de actuación del organismo, no son asuntos menores.

Cierto, no es la panacea que resolverá todos los problemas. Hay muchos pendientes: el cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés; una profunda reforma constitucional en materia indígena; la homogenización legislativa con los instrumentos internacionales; el diseño y la implementación de políticas públicas con una visión intercultural; el fortalecimiento normativo y práctico del pluralismo jurídico; la consolidación del derecho a la consulta; el respeto pleno y real a la libre determinación y la autonomía; garantizar la integralidad de sus tierras, territorio y cultura, entre otros.

La tarea no es menor ante una estructura normativa e institucional con una impronta racista. Ni lo es tampoco, ante un cúmulo de intereses, de prejuicios sociales, de un modelo económico neoliberal y exctractivista, de homogeneización cultural, que juegan permanentemente en contra del reconocimiento.

“¿Queréis formar una división territorial estable con los elementos que posee la nación? Elevad a los indígenas a la esfera de ciudadanos, dadles una intervención directa en los negocios públicos”, decía en 1857, El Nigromante, durante el debate que precedió a la promulgación de la Constitución federal. 161 años después ese paso ha sido dado.
Twitter: @victorleonljuan

FB: /victor.leonel.92
Correo: victor.leonel@nosotrxs.org
Comentarios (0)

Publicar un comentario nuevo:
 

Portada |  Opinión |  Deportes |  Turismo |  Cultura |  Educación |  Galería |  Reportajes |  Tv