SíGUENOS EN: Siguenos en twitter  Siguenos en facebook  Siguenos en youtube
relojes web gratis
Opinan  
|
Alfredo Martínez de Aguilar
Felipe Sánchez Jiménez
Adrían Ortíz Romero Cuevas
Humberto Cruz
Víctor Leonel Juan Martínez
Columna Invitada

Dallas, Texas
Cuarta Plana
Lunes, 18 de marzo del 2019 10:06 hrs.
16:19 Estudiante de Derecho de la UABJO promueve la Medicina Tradicional
16:09 Con protestas piden respuestas al gobierno de Alejandro Murat Hinojosa
15:55 Capacita Ayuntamiento capitalino a 1,426 estudiantes en educación vial
14:07 Presidente de la JUCOPO condena feminicidios múltiples en la Costa
13:56 El desafío de la basura (Martín Vásquez)
13:36 Niega Durazo que Guardia Nacional violente derechos de migrantes en México
13:08 Prevén crisis en el Fondo de Pensiones del gobierno del estado para el 2021
11:54 Impulsa Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez el talento artístico de jóvenes
09:53 En plena taquería ejecutan a urbanero en Tuxtepec, en la Cuenca del Papaloapan
08:33 Sindicato Autónomo amaga con iniciar paro en el municipio de Oaxaca de Juárez
08:14 Organizaciones adheridas al PRD inician movilizaciones en Oaxaca
07:30 Este lunes continúan comparecencias ante el Congreso del Estado
07:22 CUANDO EL RIO SUENA…
07:10 Ante intriga a Lupita Thomas, respaldo de Paco y Fernando
Dom Entrega el IEEPO material a 60 escuelas de educación indígena
Dom Se suman cinco nuevos reglamentos a la normatividad universitaria
Dom Reanudan clases escuelas de Comitancillo, suspendidas por sismo: IEEPO
Dom Ejecutan a un hombre en el Mercado de la Merced, en la ciudad de Oaxaca
Dom Principios, normas y valores de la política IV
Dom DE PARADOJAS Y UTOPÍAS: CATEM: Tolerancia e impunidad
Dom SINFRA, con liderazgo nacional, presume Fabián ante Congreso
Sáb Matan a dos menores de edad y a su madre en la Sierra Sur de Oaxaca
Sáb Presenta municipio citadino cortometraje sobre la curación del susto tradicional
Sáb Recogen 10 toneladas de basura en el 11º tequio ciudadano del Ayuntamiento capitalino
Sáb El jueves taxistas tendrán reunión con el edil de la capital de Oaxaca

El reportaje

 

La opinión

 
 
Imprimir
Enviar por correo

Samael Hernández Ruiz
Anteriores
* 2019-09-26 Hacia la Reforma Educativa de la Cuarta Transformación
...............................................
* 2019-07-16 ¿SALVAR AL CAPITALISMO? II
...............................................
* 2019-07-16 AMLO: PODER Y RELIGIÓN
...............................................
* 2019-07-11 ¿SALVAR AL CAPITALISMO?
...............................................
* 2019-07-02 AMLO: PODER Y RELIGIÓN
...............................................
* 2019-06-24 MEXICO Y ESTADOS UNIDOS: EL GIGANTE QUE NOS PISA EL CUELLO
...............................................
* 2019-06-06 Feminicidio, familias y confusiones
...............................................
* 2019-06-06 Sociedad, política y felicidad
...............................................
* 2019-05-01 Muerte y Esperanza
...............................................
* 2019-03-31 Washington D.C.
...............................................

Heme aquí de nuevo en tránsito. Pero esta vez rumbo a los Estados Unidos.

Mi mujer y yo llegamos con bastante tiempo al aeropuerto internacional de la ciudad de Oaxaca, las ventanillas para documentar aún estaban cerradas, de modo que pasamos al restaurante a tomar el desayuno.

La plática versó sobre la familia, las hermanas, Orlando nuestro hijo, pasando por los temas del trabajo y desde luego, mi próxima partida. El desayuno fue placentero, tranquilo, al grado que fui por mi pase de abordar y regresé a tomar otro café. Al final, después de despedirme de mi esposa, pasé a la sala de abordar.

El avión de America Airlines ( America Eagle) un A319 de 128 asientos, que despegó a tiempo y sin sobresaltos no era tan cómodo como los de Volaris de mi viaje a Guadalajara.

El vuelo duró casi dos horas, de modo que lleguemos a Dallas, Texas a las cuatro de la tarde por la diferencia de horarios.

Al bajar del avión comenzó mi suplicio. Todos los pasajeros, de todos los vuelos provenientes del extranjero confluimos en una gran sala en la que tienes que hacer un larga, larga cola para pasar a unas máquinas en las que introduces tu pasaporte y comienzan a hacerte preguntas, solicitan tus huellas y para terminar te toman una foto e imprimen una especie de boleto con tu imagen. Después comienza una nueva cola. Esta vez para pasar con el oficial de migración.

Un empleado del aeropuerto deja pasar a las personas de dos en dos y un tipo con un perro pasea al can de un lado a otro detrás de cada pareja que pasa; no sé por qué lo hace, pero de lo que no hay duda es que el perro olfatea y quizá si sintiera algo fuera de lo normal algo haría. ¿Quién sabe?

Mientras pasaban las personas que estaban delante de mi yo observaba al perro y al que lo paseaba, aquel me recordó a nuestro perro Simba, que todas las mañana al salir o llegar a casa me olfatea todo antes de dejarme pasar. Simba es mucho menos discreto que el can del aeropuerto de Dallas, no pasea, me huele los pies, la ropa, las manos una por una, y si llevo algo lo olfatea con detalle hasta que queda satisfecho. Eso lo hace todos los días con una metódica persistencia policiaca.

Me tocó el turno de pasar junto con otra persona y ver como el perro paseaba de un lado a otro detrás nosotros, después me formaron en una cola en un carril (lane) y un oficial con cara de pocos amigos comenzó a interrogarme.

-¿A dónde va?

-A Washington D.C.

-¿A qué va?- A dar una conferencia.

¿Sobre qué tema?

– Hablaré sobre los partidos políticos.

¡Oiga que interesante! ¿Sobre los corruptos?- Sobre los dos.

Este diálogo continuaba mientras otras personas esperaban su turno.

-¿Pero usted que piensa?- ¿Quiere saber mi opinión?-pregunté- Pienso que todos son corruptos.

¡Estoy de acuerdo! – dijo en tono entusiasmado – En su país eso pronto se acabará con su nuevo presidente.¿Usted que piensa de eso?

-Creo que es nuestra última oportunidad de cambiar para bien a México.

-¡Estoy de acuerdo! Pase usted señor, dijo devolviéndome mis documentos.

Gracias, contesté confiado y pasé la aduana con la idea de un primer acuerdo internacional con el pueblo de Estados Unidos a pesar de Donald Trump.

Dallas es una ciudad que me provoca cierto dolor. Tenía ocho años la noche del 22 de noviembre de 1963. Eran las seis o siete de la noche cuando salía de la casa de mi amigo Emilio rumbo a la mía, unas cuadras al sur en Juchitán, Oaxaca.

Escuché en el sonido lejano de una radio la noticia de que habían asesinado a John Fitzgerald Kennedy. Se me estrujó el corazón cuando oí sin querer la noticia, comencé a llorar mientras corría rumbo a mi casa. ¿Por qué afectaría a ese grado la muerte de un ser tan lejano a un niño zapoteca de Juchitán? Siempre me lo he preguntado. Desde entonces la tragedia del asesinado de JFK ha ocupado intermitentemente mis recuerdos, más ahora en Dallas, Texas.

Hasta ahora el asesinato del presidente Kennedy no se ha aclarado a pesar de los miles de libros publicados e investigaciones realizadas.

Otro asesinato se suma a todo lo que me inquieta: el de Donaldo Colosio Murrieta. Es muy probable que nunca se sepa quién o quiénes ordenaron los magnicidios. En ambos crímenes los presuntos autores materiales pagaron o pagan su culpa; pero nada se sabe de los autores intelectuales que para muchos existen.

Con esos pensamientos abordé el avión rumbo a Washington D.C., con más de una hora de retraso; estaba cansado y quería dormir.
Comentarios (0)

Publicar un comentario nuevo:
 

Portada |  Opinión |  Deportes |  Turismo |  Cultura |  Educación |  Galería |  Reportajes |  Tv