SíGUENOS EN: Siguenos en twitter  Siguenos en facebook  Siguenos en youtube
relojes web gratis
Opinan  
|
Alfredo Martínez de Aguilar
Felipe Sánchez Jiménez
Humberto Cruz
Víctor Leonel Juan Martínez
Columna Invitada

La pandemia y acción social
Cuarta Plana
Domingo, 26 de abril del 2020 15:09 hrs.
13:22 Regresa el FP 14 en Junio al Zócalo pese al COVID-19, con todo y ferieros
12:55 Hay fiestas y reuniones en Oaxaca, pero no hay procedimientos Vs. ediles
12:03 Ericel Gómez Nucamendi es líder de Morena en Oaxaca; revés a Salomón Jara
11:53 IEEPO atiende a normalistas con responsabilidad y en el marco de la ley
11:43 Rebasa Oaxaca los tres mil casos COVID en personal de la salud
11:26 La Licenciatura en Derecho de la UABJO, obtiene Acreditación por los CIEES
11:19 Exhorta Segego a ediles a cancelar todos los eventos por Día de Muertos
10:13 Instalarán 11 contenedores alusivas a la celebraciones del "Día de Muertos"
09:27 En San José Independencia realizan festividades por "Muertos" pese a COVID
08:43 ENERGÍAS RENOVABLES
07:43 Normalistas y egresados bloquean la 190 junto a oficinas del ISSSTE y ADO en Oaxaca
07:03 Ya no se negocia la justicia, afirma Rubén Vasconcelos
Mar Se incendia puesto de carne del Mercado 20 de Noviembre en Oaxaca
Mar El COVID-19 le ha quitado la vida a 217 oaxaqueños en Estados Unidos
Mar Oaxaca, con 133 nuevos casos de COVID en segundo día de semáforo amarillo
Mar Realizará IEEPO pago de nómina este 29 y 30 de octubre
Mar Con intervención de la Segego, se soluciona conflicto en Tezoatlán de Segura y Luna
Mar Más de 30 bares y antros han cerrado sus puertos en Oaxaca por COVID-19
Mar Oaxaca, el estado menos auditado y fiscalizado, reporta el INEGI
Mar No más explotación de oro y plata, piden habitantes de Magdalena Ocotlán
Mar Promueve Poder Judicial cultura de la paz entre alumnos del CECyTEO
Mar Sin condiciones para firmar la paz en los Triquis: MULTI y UBISORT
Mar La UABJO coadyuva en políticas públicas con enfoque de género
Mar MULT inicia jornada de Huelga de Hambre en Oaxaca para exigir Mesa de Paz
Mar Enfríen sus calenturas electorales, pide la IP a políticos y funcionarios

El reportaje

 

La opinión

 
 
Imprimir
Enviar por correo

Samael Hernández Ruiz
Anteriores
* 2020-05-19 La 4T y el Nuevo Pacto Nacional
...............................................
* 2020-04-12 Covid-19 y la comunicación virtual
...............................................
* 2020-04-08 Crisis e información. Lo que el COVID-19 nos obliga a hacer
...............................................
* 2020-02-20 Transporte seguro para estudiantes. Urgencia inaplazable.
...............................................
* 2019-09-26 Hacia la Reforma Educativa de la Cuarta Transformación
...............................................
* 2019-07-16 ¿SALVAR AL CAPITALISMO? II
...............................................
* 2019-07-16 AMLO: PODER Y RELIGIÓN
...............................................
* 2019-07-11 ¿SALVAR AL CAPITALISMO?
...............................................
* 2019-07-02 AMLO: PODER Y RELIGIÓN
...............................................
* 2019-06-24 MEXICO Y ESTADOS UNIDOS: EL GIGANTE QUE NOS PISA EL CUELLO
...............................................

El Covid-19 es un nuevo virus que en las actuales condiciones de la sociedad moderna ha provocado una pandemia de alcance global y de efectos económicos sin precedentes. Es urgente que, junto a las medidas sanitarias, los gobiernos y la ciudadanía coordinen esfuerzos para palear el sufrimiento social prioritariamente humano, aunque sin dejar de lado el sufrimiento de otros animales que no deben ser abandonados a su suerte.

El impacto del Covid-19 sobre la sociedad moderna, se explica en parte a la privatización de la medicina y la salud tratada como mercancía; a las medidas neoliberales de precarización del empleo, el incremento del desempleo y la pobreza en general, el despojo de recursos naturales de países pobres y el predominio del capital financiero especulativo sobre el capital productivo. La virulencia del Covid-19 explica muy poco de su impacto pandémico y menos aún de sus desastrosos efectos económicos.

En vista de que la epidemia del coronavirus seguirá su curso natural en el marco de peores o mejores medidas sanitarias, la población deberá seguir rigurosamente las medidas adoptadas por las autoridades del sector salud; pero por otra parte, resulta preocupante que la mayoría de los gobiernos de la región latinoamericana no definan medidas de contención comunitaria para reducir el miedo y el sufrimiento humano que producirá la crisis económica. Intentaremos describir algunas medidas que habrá que considerar; pero primero estableceremos las premisas que nos sirven de fundamento.

Dinámica de la crisis económica.

En resumen, las medidas de control sanitario para evitar los contagios y la muerte producen los siguientes efectos en las economías:

Una caída de la demanda global, con un impacto muy marcado en el volumen pero, en algunos casos, también en los precios, en particular los de las materias primas, afectando así a los términos regionales de intercambio.

• La propia producción nacional de las economías se detiene, tanto por las medidas de confinamiento que paralizan la actividad como por la falta de insumos intermedios importados. Además, sectores en pleno dinamismo, como la hostelería y el turismo, se verán afectados drásticamente. Esto tiene un impacto de particular importancia para economías más pequeñas y poco diversificadas.

• La volatilidad internacional se amplifica en los mercados financieros de la mayoría de países. Los capitales abandonan la región en busca de refugio, provocando una fuerte depreciación de las monedas y afectando drásticamente a los mercados de bonos y de acciones. El impacto también puede ser amplio en términos de inversión extranjera directa: Unctad ya pronostica una caída de estos flujos de entre el 5 y 15% a nivel mundial.

• Las primeras estimaciones ya proyectan que la pobreza en Latinoamérica podría pasar de 185 millones a 220 millones de personas solo en 2020. Esto preocupa a los gobiernos del mundo, pero sobre todo a los de la región, quienes ya no saben si es peor el remedio que la enfermedad.

La indefinición de los gobiernos.

Varios gobierno y expertos sostienen la idea de que las medidas de contención de la pandemia son más peligrosas que la pandemia misma.
En el caso de México y de acuerdo con la información disponible, son 6,297 casos de enfermos de COVID19 acumulados, además se reportan 486 defunciones hasta el 17 de abril de acuerdo a la información proporcionada por la UNAM en su plataforma. El promedio de contagio, sólo para tener una referencia, en una epidemia de neumonía en México en el 2008 fue de 156, 636 y de mortalidad, 15,096. Aunque las cifras del coronavirus, se están incrementando, al inicio de la pandemia los gobiernos no comprendieron por qué cifras tan bajas obligaban a desmovilizar y aislar a la población con un impacto económico desastroso.

Por ejemplo, la actitud negacionista del presidente Jair Bolsonaro hacia la pandemia de coronavirus fue quizás la última gota en la acumulación de gestos antidemocráticos, ineptitud, agresiones, mentiras y decepciones que protagonizó desde su toma de posesión el 1 de enero de 2019.

Para el 18 de marzo en Brasil se registraron cuatro muertes y 428, considerando el tamaño de Brasil no eran muchos casos, pero quizás Bolsonaro se equivocó al atribuir el miedo manifiesto de la gente Bolsonaro a una “histeria” provocada por los grandes medios periodísticos.

Antes dijo que el nuevo covid19 y su enfermedad, son una “fantasia”, luego reconoció la pandemia, pero considerándola “superdimensionada”.
En el caso de México el presidente Andrés Manuel López Obrador ha decidido aplicar medidas de contención diferenciada de la pandemia, lo que mitigaría un poco los efectos perniciosos sobre la economía mexicana. Si bien al principio su actitud fue la de "infundir confianza" actuando personalmente contra las recomendaciones de los organismos internacionales, poco después reconsideró su actitud y permitió que los expertos dictaran las medidas, con la condición de no inmovilizar totalmente la economía.

El impacto económico

No obstante las actitudes vacilantes de los gobiernos de la región, el discurso predominante en el mundo fue otro.
"El impacto social de la crisis sanitaria será tan brutal que, por razones distintas o parecidas, tiende a amenazar también la sobrevivencia de otros gobernantes en América Latina, especialmente los que ya viven crisis profundas, como los de Chile y Venezuela", afirma Mario Osava en Inter Press Service 1

1 http://www.ipsnoticias.net/2020/03/pandemia-social-puede-voltear-la-politica-america-latina/

Pero ha sido el Fondo Monetario Internacional (FMI) quien ha llamado mas la atención sobre el peligro de una insurrección popular. El diario la Jornada dio a conocer las declaraciones del señor Vitor Gaspar, jefe del departamento de asuntos fiscales del FMI. Su apreciación se resume a lo siguiente:

•La estrechez económica de la población provocadas por las medidas contra la pandemia podrían atizar estallidos sociales.
•Estos estallidos ocurrirán allí donde la población perciba que las medidas para mitigar la crisis sanitaria son insuficientes, injustas y más sesgadas a los ricos y grandes corporaciones que hacia el ciudadano común. Por lo anterior instó a los gobiernos a •Poner en marcha ayudas económicas y comunicar sus políticas de manera clara y oportuna a la población.2

Desde luego, poner en práctica la recomendación del FMI requiere recursos financieros que la mayoría de los países no tienen, en otras palabras, seguir las recomendaciones del FMI implicaría contratar más deuda pública bajo condiciones económicas que no mejorarán, sino al contrario.

Movilizar a la población en la pandemia.

En un país como México donde la criminalidad no esperó una pandemia para crecer, la probabilidad de estallidos sociales se vuelve muy probable en algunas regiones del país. Es por lo tanto urgente, combinar las medidas sanitarias con políticas de organización social y apoyos socio-económicos, que le permitan a la población sentir la confianza de que podrán superar la crisis bajo la dirección de su gobierno.

Cómo organizar a la sociedad para que actúe de manera solidaria respetando las normas establecidas por las autoridades sanitarias no es un problema trivial. En efecto, bajo el supuesto de que la acción social se pudiera dar, quedaría el problema de la profunda desconfianza que le tiene la ciudadanía a la democracia representativa con sus políticos y partidos corruptos y encerrados en ellos mismos.

La democracia directa tampoco es una opción porque las condiciones que requiere no son aplicables a escala estatal y menos nacional. Queda entonces la posibilidad de aplicar una política de organización social basada en la democracia participativa, cuyos rasgos principales son:

Formas de toma de decisión, manteniendo espacios institucionales abiertos para que la gente pueda preguntar y enterarse de lo que significan e implican las decisiones políticas.
Formas de ejecución de las decisiones, a través de la organización propia de la sociedad civil para aplicar las políticas públicas.

Contraloría social, ofreciéndole a la ciudadanía la posibilidad de velar por el cumplimiento de promesas políticas, supervisar la aplicación de los recursos y así poderlas corregir, mejorar o rechazar.

2 https://www.jornada.com.mx/2020/04/16/economia/020n1eco

Fomento de la participación ciudadana, mediante apoyos e incentivos para la organización popular, como ocurre en diarios, radios y publicaciones comunitarias, democratizando el acceso a las comunicaciones.

Podemos ahora plantear con más elementos nuestro problema práctico: ¿Cómo operar con una democracia participativa en medio de una pandemia que establece situaciones que recluyen y aíslan a la ciudadanía a la vez que propicia un individualismo irracional que inmoviliza mediante el terror, acrecentado por los medios de comunicación masiva y el propio internet?

La formas de organización y movilización social.

Con el enfoque de la democracia participativa, definiremos una propuesta de organización y acción sociales, cuyos objetivos sean:

• Respetar y mantener las medidas sanitarias establecidas por las autoridades del sector.

• Mejorar la comunicación en la población para desechar las falsas noticias y erradicar el terror; así como para actuar en consecuencia con la crisis dual pandemia/crisis económica.

• Fomentar y practicar medidas de ayuda mutua. 
Con estos objetivos en mente, las formas de organización y actuación propuestas son: 
Una organización vecinal que escale a nivel municipal. En una situación de aislamiento, es muy importante tener comunicación con el exterior y conservar la capacidad de actuar de forma organizada. Para lograr lo anterior será necesario nombrar a un representante de cada calle y manzana para la comunicación y coordinación con las autoridades locales. 
Micro-brigadas de acción. Si fuera necesario, los responsables de calle y cuadra, podrían organizar brigadas de dos o tres personas, para efectos de llevar ayuda a otros o analizar cómo resolver un problema práctico. 
Uso alternativo de las redes sociales y las plataformas de internet. La mayoría de las personas usamos las redes sociales para el cotilleo, difundir sospechas sin fundamento o para insultarnos unos a otros. Hoy debemos emplear las redes sociales de otra manera. Facebook por ejemplo, tiene opciones para comunicarnos en caso de desastre, para ofrecer ayuda o solicitarla. Es importante que los representantes de calle y cuadra mantengan comunicación con el resto de sus vecinos por internet. 
Es importante que la movilización social tenga un rumbo preciso en materia económica: 
Recuperar la capacidad productiva tan rápido como sea posible, para ello será de gran ayuda la correcta aplicación de las medidas de control diferenciado de la pandemia por estados y regiones en el caso de México.

No romper con las medidas de seguridad establecidas para reducir la velocidad del contagio. Las propuestas de organización que hemos descrito antes, permiten mantener las medidas sanitarias de forma diferenciada. Ya que no se observa la misma incidencia del virus en los estados y regiones.

Presionar para que los sistemas de salud pública den atención universal y sin restricciones. El costo económico será alto, pero la atención universal permitirá recuperar la confianza en el gobierno. El código de bio-ética establecido por el gobierno federal debe revisarse para valorar de igual forma la vida humana independientemente de la cantidad de años-vida futuros.

No permitir que la salud sea una mercancía que sólo adquieren quienes tienen poder adquisitivo. Si hay algo que nos está enseñando esta crisis es que nunca debieron privatizarse los servicios de salud pública.

Finalmente se debe tener claro que la única manera de garantizar una economía y una sociedad sanas, productivas y resilientes, es dando garantías y seguridad en el empleo y los beneficios de seguridad social correspondientes. Los epígonos del neoliberalismo se olvidan que el capital productivo es el que, al menos por ahora, mediante la explotación de la fuerza de trabajo produce riqueza real; sin olvidar, desde luego, que las formas no capitalistas de los pueblos indígenas producen riqueza sin explotar al semejante.
Comentarios (0)

Publicar un comentario nuevo:
 

Portada |  Opinión |  Deportes |  Turismo |  Cultura |  Educación |  Galería |  Reportajes |  Tv